Análisis: Everything Unlimited. Todo, sin límites. El concepto de moda

Se trata de «ir más allá de». Pero también, de tomar conciencia de que las fronteras se han difuminado.

ANÁLISIS

«Unlimited» es una voz inglesa que se ha puesto de moda. Sin límites. Sin fronteras. Sin constricciones. Como decían en la mítica serie de televisión «Star Trek» (Viaje a las Estrellas), una de las misiones de la nave «Enterprise» era «To boldly go where no man has gone before», ir con audacia a donde ningún hombre ha ido antes.
La Feria IFA de Berlín la incluyó en su lema hace ya unos años. Y la mantiene. Sigue siendo: IFA, Consumer Electronics Unlimited.
En parte lo hizo aludiendo a la incorporación de la línea blanca y el pequeño electrodoméstico, que hace ya tiempo que son áreas de producto consolidadas en una feria que venía de sólo-línea-marrón. Y es que dichas familias del electro serían una extensión de los límites de la electrónica de consumo, sobre todo por el hecho de que muchos de sus aparatos se han digitalizado. ¡Y eso que todavía no teníamos tantas propuestas de conectividad como ahora!
Photokina, de Colonia, acaba de llegar ahora a ese mismo estado de conciencia. Su lema ahora es «Imaging Unlimited». La imagen, sin límites.
En ambos casos, y en otros muchos, constituye sobre todo una declaración de principios: ir más allá, descubrir nuevos mundos, impulsar nuevos mercados.
Pero también puede aplicarse a la constatación de que las fronteras están desapareciendo. Y que los sectores se entrecruzan cada vez más.
¿O acaso no les sorprendió la primera vez en que CES de Las Vegas, MWC de Barcelona e IFA de Berlín, invitaron a hablar a alguien de la industria del automóvil?
¿Es un coche un gadget de electrónica de consumo? No. En absoluto.
Pero el vehículo eléctrico Tesla de conducción autónoma (absolutamente imperfecto todavía, como muestran los accidentes que ha sufrido ya, uno de ellos mortal) comienza a parecerse a un enorme smartphone con asientos y ruedas.
Al margen de la dimensión fúnebre de la noticia (y de todas las reflexiones a que invita saber que, más que un smartphone que anda, en este caso ha sido un ataúd con piloto automático), resulta llamativo conocer que el conductor fallecido en mayo iba mirando una película, en lugar de atender al volante. Cuidado con los coches que se han convertido en salas de cine.

Humberto Martínez - Director


 

Descargar Página en PDF

icon-pdf

© MARKET VISION - Revista - 2016