IFA nos mostrará en septiembre qué hay de nuevo en tecnología de consumo

Del 2 al 7 de septiembre, la feria de Berlín reunirá toda la oferta de electrónica de consumo y tecnología para el hogar. Y crece con un sector «sourcing», en un barrio céntrico de la ciudad.

Si eres organizador de ferias, no vas a poder dar cada año noticias de grandes cambios. Ni de grandes saltos. En los últimos quince años Market Visión ha sido testigo de una transformación drástica de la IFA, desde una feria dedicada a la gama marrón, y siempre con dificultad de parte de sus expositores para asumir la internacionalidad (costaba encontrar un comunicado de prensa que no viniese en alemán), hasta lo que es hoy, o, mejor dicho, lo que es desde hace ya unos años: uno de los dos referentes mundiales de la tecnología para el consumidor (junto con CES Las Vegas), y sin duda el de gama electro más completa.
Ampliar la oferta a la línea blanca y el pae fue una noticia muy importante en su día. Captar a un renuente Whirlpool también lo fue en 2014, y volvió a serlo en 2015, cuando el gigante estadounidense dejó de presentarse sólo como Bauknecht y desplegó todo su portfolio de marcas, incluidas la propia Whirlpool y las del grupo italiano Indesit, recién adquirido. Ampliar el recinto con un centro de congresos de nueva construcción cuya planta superior se convirtió en área expositiva monopolizada por Samsung (y el consiguiente reordenamiento de espacios entre los demás expositores), también lo fue, en 2014.
Y estuvo a punto de ser noticia importante en 2012 algo ajeno a la feria pero que habría contribuido a fomentar su internacionalidad (por el aumento de conexiones aéreas previstas para la ciudad), ya muy elevada: el previsto cierre del aeropuerto de Berlín Tegel y la inauguración de nuevas terminales en Berlín-Schoenefeld, un aeródromo low cost que debía convertirse en BER, el aeropuerto principal de la capital del país. Al final, una de esas historias que podrían explicarse en países mediterráneos, pero que parecía inimaginable en Alemania, lo frustró al descubrirse que las instalaciones no daban la talla en el examen de calidad. Que cuatro años después el problema no haya sido resuelto es todavía más sorprendente. Pero confieso que me gusta ese pequeño y denso aeropuerto de Tegel, que está más cerca del recinto ferial de la IFA, y también del centro de la ciudad.
Para el presente año, como ya contamos en el número anterior de la revista, una de las noticias más novedosas es la adición de un sector que, dado el casi «overbooking» del recinto ferial principal, se ha trasladado a una antigua estación de tren en el barrio de Kreuzberg (cerca del centro histórico, aunque en la otra margen del río Spree) y que estará conectada con el recinto de la IFA mediante autobuses-lanzadera y transporte público. El sector se tratará como evento semiautónomo bajo el nombre de IFA Global Markets, y reunirá en 10.000 m2 oferta de subcontratación y fabricación OEM, así como de componentes, por lo que en otras industrias probablemente se hubiera definido «Sourcing» (suministros). Sus fechas están ligeramente desplazadas frente al evento principal: del 4 al 6 de septiembre, con duración más corta que la IFA, que comenzará dos días antes y finalizará un día después.
En el resto, las novedades no serán tanto organizativas como las que los propios expositores quieran presentar. Y que, a juzgar por la descripción de tendencias que puede verse en dos artículos anexos, serán numerosas y muy atractivas.
En el número anterior de Market Visión se mencionó el programa de «IFA Keynotes» o conferencias-clave. Se estrenará con el primer ejecutivo de BSH, Karsten Ottenberg, para hablar de la «Experiencia del Consumidor en la Cocina Conectada», el 2 de septiembre; y contará también, el mismo día, con la de Dieter Zetsche, de Daimler, responsable de la división de automóviles Mercedes-Benz. Posteriormente se ha añadido otra más, de Mark Papermaster, jefe de Tecnología en AMD, quien hablará de «La Carrera a la Realidad – la próxima oportunidad de mercado de 1.000 millones de personas» (una incursión en el negocio de la realidad virtual).
Los directivos de la IFA señalan que el salón sigue en pleno momento dulce. El año pasado los expositores ocuparon 150.000 m2, con un crecimiento del 0,3% sobre el año anterior, y si el porcentaje de incremento no fue superior se debe a que ya no queda nada libre, y los aumentos de superficie se logran a base de estrujar la imaginación en búsqueda de emplazamientos creativos.
Los visitantes del comercio internacional fueron 63.000, con un impresionante crecimiento del 32%. Los pedidos formalizados en feria ascendieron a 4.700 millones de dólares (la cifra se facilitó así en una conferencia internacional con prensa asiática y norteamericana, por ello fue expresada en dólares), con un crecimiento del 2%. Y los periodistas acreditados internacionales fueron 2.700 (cien más), de entre 5.800 medios registrados (contando, por supuesto, alemanes).
No es fácil mantener el pulso ascendente cuando ya se han conseguido muchos de los objetivos, y cuando el recinto ferial no da más de sí. Pero lo que es seguro es que IFA 2016, del 2 al 7 de septiembre en Berlín, presenta un gran atractivo para el visitante profesional.

Descargar Página en PDF

icon-pdf

© MARKET VISION - Revista - 2016