Iniciativa de una comunidad de ingenieros y usuarios de impresoras 3D, contra el Covid-19.

HP (experta en impresoras), el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona (que tiene relación con el sector, y con otros muchos que utilizan servicios logísticos, por la organización del Salón Internacional de la Logística), la automovilística Seat y el centro tecnológico Leitat, todos en Cataluña, se han ofrecido a los centros sanitarios, autoridades en la materia, UE, Ministerio de Industria, Comercio y Turismo de España, y Generalidad de Cataluña, para «dar respuesta a las necesidades que puedan surgir vinculadas a la lucha contra la propagación del Covid-19 mediante tecnologías de fabricación aditiva».

Ofrecen listados de equipos, recursos y materiales para responder a cualquier necesidad relacionada con la impresión 3D: «desde personal técnico, diseñadores, operadores y jefes de producción; hasta equipamiento de última tecnología que incluye herramientas de software, equipos de impresión y post procesado de piezas impresas». También lo ofrecen a cualquier proyecto particular que se esté llevando a cabo y se quiera escalar a nivel industrial.

«Además, el Consorci de la Zona Franca de Barcelona ofrece sus capacidades a empresas y emprendedores para que le hagan llegar sus ideas y proyectos de impresión 3D, que puedan ayudar a frenar el contagio masivo del coronavirus y a proteger la salud de todos los ciudadanos y en especial de los profesionales de la salud. Se habilita un correo específico, Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , para que les hagan llegar todas sus propuestas y diseños».

Como probablemente ya sepa el lector, ingenieros usuarios de impresoras 3D han estado desarrollando estos días en España mascarillas y respiradores de bajo coste, después de conocer que en un hospital de Lombardía se resolvió la angustiosa falta de respiradores gracias a un ingeniero local que fabricó válvulas para estas máquinas mediante impresión 3D.

El próximo lunes se probará ya en Asturias, en el Hospital Universitario Central de Oviedo, el primer respirador fabricado íntegramente con impresión 3D, para verificar que es viable y utilizable en UCI. Los cuatro investigadores locales asturianos, con un equipo humano mínimo, podrían fabricar un respirador cada tres horas. La documentación de este respirador está publicada en código abierto para que otros puedan utilizarla.

Este logro se inscribe en una iniciativa más amplia, liderada por el médico tinerfeño Ramsés Marrero, del Hospital Universitario de Nuestra Señora de la Candelaria Canarias, y en la que participan varios cientos de personas, colaborando telemáticamente. Están planificando también la fabricación de mascarillas, gafas y otros materiales de protección para personal sanitario.

 


  
© 2020 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad