Un país bajo cerrojo: Estado de Alarma, contra el coronavirus.

Llega el Estado de Alarma, con una sensación de titubeos y con falta de concreciones.

Al final, el Estado de Alarma ha llegado, para combatir al coronavirus, Covid-19. Sin embargo, llega en medio de titubeos, con relativa indefinición y carente de precisión en los detalles, en tanto no se conozca el redactado exacto del Real Decreto, pendiente de publicar.

No se ha dicho nada, sobre todo, en lo que atañe a medidas económicas de acompañamiento para que la paralización del país no comporte un hundimiento de las empresas. Esta información se cierra a las 19:00, antes de que el presidente del Gobierno comparezca en una declaración institucional que se ha demorado más de cinco horas, en una jornada que ha transmitido, sobre todo, una imagen de desgobierno.


Ayer, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, adelantó en un mensaje a la población que hoy decretaría el Estado de Alarma. Con lo que, en realidad, lo que hizo fue Sembrar la Alarma.

Las medidas iban a conocerse hoy. Mientras tanto, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos fueron tomando sus propias decisiones, y la población en general (con salvedades) comenzó a adoptar las actitudes que se recomendaban y que, al final, se creía que serían impuestas.

En lo que atañe al comercio detallista ya hemos informado de disposiciones de ámbito autonómico. Y, para el conjunto, estábamos pendientes de lo que se dijera hoy.

Se anunció que, tras el Consejo de Ministros extraordinario (que debía comenzar a las 10:30, pero no lo hizo hasta dos horas más tarde), el presidente, Pedro Sánchez, comparecería a las 14:00 h ante los medios.

El Consejo de Ministros se ha alargado extraordinariamente, incluyendo un receso. A mitad del mismo, se afirmó que el presidente haría unas declaraciones al final de la tarde y que admitiría preguntas de los periodistas. En realidad, el Consejo ha finalizado pasadas las 18:00, y se ha dicho que el presidente hará una declaración institucional, parecida a la de ayer. A la hora de cerrar esta información (19:00), no se ha producido aún. Al parecer, la enorme duración se ha debido a discrepancias entre las dos formaciones políticas integrantes del Gobierno (PSOE y Unidas Podemos, cuyo líder, Pablo Iglesias, se ha saltado la cuarentena impuesta después de que su pareja, Irene Montero, resultase contagiada por el coronavirus causante de toda esta crisis).

También se había anunciado que, a renglón seguido de la comparecencia ante los medios, tendría una tele-videoconferencia con los presidentes autonómicos, programada para las 17:00 h. Pero a mediodía ya se vio que el Consejo de Ministros acabaría tarde, y esta conferencia quedó, ya entonces, pospuesta a mañana.

Desde las 14:00 h, más o menos, se conocía un borrador de Real Decreto que, de algún modo, fue filtrado a la prensa; pero que, efectivamente, no era más que un borrador. Contenía medidas bastante genéricas, de aplicación a partir del lunes 16 de marzo, que obviamente podían ser promulgadas, o no, en función de lo que se discutiera en el Consejo de Ministros.

Este ha sido particularmente reñido entre las dos facciones que componen el Gobierno. Cuatro Ministerios son clave en la gestión del estado de alarma: Sanidad, Defensa, Interior y Transportes, puesto que asumen el mando en todo el territorio nacional; y todos ellos están en manos del PSOE, por lo que Unidas Podemos se sentía marginada. También se anunció que se invocaría la Ley de Seguridad Nacional; no se ha dicho oficialmente nada al respeto, hasta el cierre de esta noticia, pero parece confirmarse puesto que las fuerzas policiales autonómicas y locales parece que quedan al mando del Ministerio del Interior.

En todo caso, he aquí, de forma compacta, lo que se ha informado al finalizar el Consejo:


Desde el lunes 16 de marzo a las 8:00 se restringe la circulación de personas, que queda limitada a:

—adquisición de alimentos y productos farmacéuticos de primera necesidad,

—asistencia a centros sanitarios,

—desplazamiento al lugar de trabajo,

—retorno a la residencia habitual,

—asistencia y cuidado a mayores o menores,

—desplazamiento a entidades financieras,

—otras causas de fuerza mayor.


Desde el momento en que se publique en el BOE el Real Decreto ahora aprobado,

—Se suspende toda actividad educativa presencial.

—Se reduce a la mitad (o menos, siendo la mitad el techo contemplado) la oferta de transporte público (por carretera, ferrocarril, aerolíneas o transporte marítimo).

—Se cierran todas las actividades de hostelería y restauración. Cafeterías y restaurantes podrán trabajar en entrega de comida a domicilio.

Se cierran todos los comercios, excepto los de alimentación, supermercados y farmacias.

—Se suspenden fiestas populares, se cierran cines y teatros, parques de atracciones, parques acuáticos, zoológicos, recreativos, salas de congresos, conciertos y conferencias.

—Como ya hemos dicho, policías autonómicas y locales quedan a las órdenes del ministro del Interior.


La primera consecuencia ha sido la firme protesta de las comunidades autónomas de Cataluña y País Vasco, que rechazan ceder competencias en Sanidad e Interior. Argumentan incluso que son las autonomías las que han actuado con mayor diligencia, ante la inoperancia del Gobierno. Por otro lado, la Generalidad de Cataluña se reserva la potestad de declarar el confinamiento de toda la comunidad autónoma, cosa que había reclamado al Gobierno ayer, exigiendo entonces una especie de «cierre de fronteras».

Si, con posterioridad a la publicación de esta noticia, conocemos más detalles sobre medidas económicas u otros aspectos de mayor interés específico para la profesión de nuestros lectores, haremos una nota adicional.


  
© 2020 - MARKET VISION.