Su uso correcto ayuda al medio ambiente, ahorra tiempo y reduce las facturas de agua y luz.

El lavavajillas, presente en un 56% de los hogares españoles, no sólo permite ahorrar tiempo, sino que además consigue una higiene mucho mayor que el lavado a mano gracias a que usa altas temperaturas. Además, si se usa correctamente, ayuda al medio ambiente y permite reducir las facturas de agua y luz, especialmente si se trata de un lavavajillas con clasificación energética A+++.

Así lo explica la tienda online de electrodomésticos Puntronic, que ofrece una serie de consejos para hacer un uso correcto del lavavajillas y contribuir al cuidado del medio ambiente y de la economía familiar:

—Usar el programa adecuado. Hay que adaptar el programa del lavavajillas a la cantidad de suciedad y al tipo de vajilla o recipientes.

—No aclarar antes. No hace falta aclarar los platos ni fregarlos antes de meterlos en el lavavajillas. Basta con retirar los restos de comida con una bayeta o papel.

—Ordenar la vajilla y recipientes. Para aprovechar el espacio, que el agua llegue a todas partes y lograr un lavado eficiente, hay que ordenar todo lo que se introduzca en el lavavajillas. Los recipientes grandes y las baterías de cocina van en la bandeja inferior para que no tapen el aspersor.

—Llenarlo pero sin sobrecargarlo. Cada lavavajillas tiene una capacidad concreta. Poner un lavaplatos casi vacío es un despilfarro de agua y luz, y llenarlo hasta los topes supone el doble de despilfarro porque habrá que repetir el lavado con toda la vajilla que no se haya limpiado bien.

—Dosificar correctamente el detergente. Hay que usar la cantidad que recomienda el fabricante y nunca emplear un producto que no sea específico. Si se pone demasiado se contaminará más y posiblemente el aclarado no acabará con todos los restos del producto. Si se echa demasiado poco, no se eliminará por completo la suciedad de la vajilla.

—Limpiar el sumidero y los filtros periódicamente. Si no se hace, se formará una obstrucción y, como mínimo, la vajilla saldrá sucia.

—Poner sal si el agua tiene mucha cal. La sal permite prolongar la vida del lavavajillas en zonas donde el agua es muy dura, pues la cal puede destrozar su maquinaria.

—Deshacerse adecuadamente del aparato. Cuando su vida útil termine debe llevarse a un punto limpio para que pueda reciclarse.


  
© 2020 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad