Con bombillas LED, tenerlo encendido 20 días durante 24 horas cuesta menos de medio euro.

El 65% de los españoles aún piensan que las luces del árbol de Navidad consumen mucho. Así lo indica una reciente encuesta de la firma de venta de electrodomésticos online Puntronic.com, realizada a 1.000 de sus clientes.

Del 76% de encuestados que afirmaron que iban a poner árbol de Navidad con luces estas fiestas, el 78% las habían renovado por luminarias LED, frente al 22% que siguen utilizando las viejas bombillas incandescentes. Para Puntronic, vale la pena realizar una pequeña inversión en cambiar las luces del árbol, pues el dinero se amortiza en poco tiempo gracias a las ventajas de las luces LED. Puntronic ha resumido las ventajas más importantes:

—Calientan menos. No hay peligro de que un niño se lleve un susto al tocarlas, como pasa con las incandescentes.

—Son más seguras. Al no calentarse apenas, no entrañan peligro de incendio, siempre y cuando se compren en sitios homologados y cumplan las normativas europeas.

—No se funden ni se rompen. Las bombillas incandescentes cuentan con filamentos de tungsteno y una ampolla de vidrio evacuado, dos elementos muy frágiles ante vibraciones o pequeños golpes. Las bombillas LED, en cambio, están revestidas de una resina más resistente que el vidrio. Además, por lo general, si se funde una las demás siguen funcionando.

—Son más duraderas. Las luces LED pueden durar 25 veces más que las incandescentes.

—Contaminan menos. Se calcula que reducen las emisiones de CO2 un 75% frente a las bombillas incandescentes.

—Son más luminosas. Esto se debe a que el color de la luz fría es más luminoso que el de la luz cálida.

—Consumen menos. Se estima que consumen un 80% menos que las incandescentes. Para saber cuánto consumirá nuestro árbol realmente, puede hacerse un sencillo cálculo siguiendo estos pasos:

1. Conocer cuántos W consumen las luces, lo cual se indica en la etiqueta del producto. Es frecuente que una tira de 100 luces consuma 3 W. Si por ejemplo tenemos tres tiras de 100 luces, serán 9 W.

2. Calcular cuántas horas tendremos el árbol encendido. Por ejemplo, 8 horas diarias durante 20 días, lo que supone un total de 160 horas.

3. Multiplicar los W de nuestras luces por las horas que estarán encendidas. En nuestro ejemplo, 9 W x 160 horas = 1.440 Wh.

4. Mirar en nuestra factura de la luz el coste medio de la electricidad. Suele venir expresado en kWh. Se calcula que en diciembre este coste será de unos 0,09 euros/kWh.

5. Pasar el consumo de nuestras luces a kWh. Para ello hay que dividirlo entre 1.000. Así, en nuestro ejemplo, 1.440 Wh es igual a 1,44 kWh.

6. Multiplicar nuestro consumo por el precio: 1,44 kWh x 0,09 euros = 0,129 euros.

7. Añadirle el impuesto de electricidad (5,11%) y el Iva (21%). En nuestro ejemplo, da un total de 0,163 euros.

Así, según nuestro ejemplo, tener encendidas las luces de Navidad costará unos 16 céntimos. Y si las tuviéramos encendidas las 24 horas del día desde el 20 de diciembre hasta el 8 de enero, ambos incluidos, no costaría ni 40 céntimos.


  
© 2019 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad