También solicita al Ayuntamiento un Plan Renove para eliminar las calderas de carbón.

La asociación de instaladores de Madrid (Agremia), junto con otros colectivos empresariales locales, fue una de las partes que se reunieron el 31 de octubre con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y el delegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento, Borja Carabante, para escuchar las propuestas sobre el desarrollo e implantación de «Madrid 360» por parte todos los sectores económicos afectados. Así lo ha informado ahora dicha asociación.

Agremia solicitó la reforma del actual régimen de accesos para Madrid Central, de manera que se prorrogue hasta 2021 la posibilidad de acceso a los vehículos profesionales que carecen de etiqueta ambiental, y se flexibilice el acceso de los vehículos con etiquetas B y C, a fin de permitir una transición ordenada de las flotas de las empresas a vehículos más eficientes. Esta vía, informó el Consistorio, de momento no es factible, pues exige una modificación de la Ordenanza de Movilidad, la cual no estará lista hasta el verano.

Los instaladores también pidieron una línea de ayudas a la renovación de flotas, así como la materialización de la promesa electoral de aprobar un Plan Renove de salas de calderas para la ciudad de Madrid. Este plan, con una dotación de 50 millones de euros para toda la legislatura, se dirigiría a eliminar las calderas de carbón existentes y a reducir el resto de salas calderas que funcionan con combustibles más contaminantes, para sustituirlas por nuevas calderas más eficientes que funcionen a gas natural o por sistemas de aerotermia.

En la reunión, la Confederación Empresarial de Madrid (Ceim) solicitó al Ayuntamiento crear un grupo de trabajo permanente con los empresarios de todos los sectores afectados para trabajar conjuntamente en el desarrollo sostenible de la movilidad de la ciudad, sin afectar a la actividad económica.


  
© 2019 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad

Todos los Breves de los últimos 30 días