Junkers ofrece consejos para elegir el modelo más adecuado y usarlo de forma eficiente.

En vacaciones, muchas familias optan por trasladarse unos días a sus segundas residencias. Para los hogares con usos discontinuos, los termos eléctricos son la solución más extendida gracias a su capacidad de adaptación, fácil instalación y dimensiones reducidas. Junkers, marca de la división Bosch Termotecnia perteneciente al Grupo Bosch, ofrece una serie de consejos para elegir el termo eléctrico adecuado según la vivienda y usarlo de manera que se alargue su vida útil.

La elección de un termo u otro depende de las necesidades de cada consumidor, del número de personas en la vivienda y de los hábitos de consumo. También se deben tener en cuenta la localización de la residencia y la calidad del agua de la zona. Esto último es especialmente importante porque estas soluciones son habituales en residencias costeras, zonas donde predominan las aguas duras (caracterizadas por su alta concentración de minerales), que dan lugar a la aparición de cal y, por tanto, desgastan la instalación y afectan a su rendimiento.

Para llegar a todas las necesidades, Junkers cuenta con termos eléctricos con capacidades desde 10 hasta 150 litros, modelos reversibles y con dimensiones reducidas para instalarse en cualquier espacio, y con resistencias envainadas protegidas de las aguas duras.

 

Consejos para un uso eficiente.

—Dejar el termo totalmente apagado cuando vaya a estar un tiempo largo sin utilizarse.

—A la hora de encenderlo, si sólo se va a usar durante unas horas concretas al día, conviene emplear un programador digital externo para que el aparato se encienda solamente antes y durante las horas en que se prevea más uso.

—Contar con un contrato de mantenimiento que ofrezca garantías de funcionamiento. El Servicio Técnico Oficial revisará los componentes y comprobará que tras el período de inactividad el termo funciona correctamente.


  
© 2019 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad

Todos los Breves de los últimos 30 días