Ofrecen un control estricto de la temperatura y la humedad y protegen de la luz y los olores.

Para muchos, disfrutar una copa de vino es uno de los mayores placeres. Por eso, ahora que estamos en verano, es importante conocer bien cuál es la mejor forma en que se deben conservar los vinos para que no pierdan su sabor, propiedades y cualidades con las altas temperaturas. Miele ayuda a los amantes del vino a encontrar el aliado perfecto gracias a su amplia gama de acondicionadores de vino, que permiten mantenerlo en las condiciones óptimas y lograr una óptima degustación.

Según Miele, hay que tener en cuenta tres factores fundamentales a la hora de elegir un buen acondicionador de vino:

—Funcionalidad y calidad. Es imprescindible que el acondicionador de vino presente los máximos estándares de calidad y un estricto control de la temperatura y la humedad, a fin de poder apreciar los sabores y aromas en toda su plenitud. La gama de acondicionadores de Miele incluye desde un modelo con capacidad de 33 botellas hasta otro capaz de acomodar 178 botellas. Se mantienen seguros en dos y ocho bastidores ajustables de madera de haya (FlexiFrame) con presentadores de botellas integrados. Las parrillas de madera se pueden ajustar cómodamente para adaptarse a los diferentes tipos de botella. También se pueden anotar con tiza detalles informativos como la denominación de origen, el tipo de uva o la añada sobre el frontal imantado y extraíble de estas bandejas.

—Temperatura. Miele incorpora hasta tres zonas independientes de temperatura regulable, según el modelo, lo que logra la conservación simultánea perfecta para cualquier tipo de vino, ya sea tinto, blanco o cava. La opción de integrar un «Set Sumiller» exclusivo de Miele en los acondicionadores no sólo facilita la decantación, sino que también permite que los vasos se enfríen o que las botellas abiertas se mantengan a la temperatura correcta y no pierdan sabor.

—Protección contra olores y luz ultravioleta. El cristal verde o marrón de las botellas no es suficiente para proteger el vino de los olores y la luz. Los olores desagradables pueden perjudicar la calidad del vino, por lo que debe conservarse en un entorno libre de olores. El filtro Active AirClean de Miele soluciona este problema gracias a su innovadora combinación de carbón activado y el producto natural chitosán, evitando casi por completo la generación de olores en la bodega de refrigeración. En cuanto a la protección contra la luz ultravioleta, algunos acondicionadores de Miele integran una puerta de vidrio tintado que se suma a la elegante impresión general de la unidad. Miele también ofrece una versión integrada de ambos modelos que desaparece discretamente detrás de los frentes del gabinete.


  
© 2019 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad

Todos los Breves de los últimos 30 días