Tener en cuenta el tipo de producto y envasarlos de manera adecuada son algunos de ellos.

El congelador se ha convertido en nuestro mejor aliado para realizar un plan semanal de comidas. Ahora bien —nos recuerdan desde la marca Teka—, es interesante aprovechar todas las posibilidades que nos ofrece este electrodoméstico, pero también debemos conocer cómo conservar los alimentos de la mejor forma para preservar el sabor y los nutrientes y mantener a raya las bacterias.

¿Sabemos qué alimentos se pueden congelar y cuáles no? El usuario seguramente habrá oído que congelar un alimento que ya ha sido descongelado no es nada aconsejable. Este consejo se puede extender aún más: no debemos congelar alimentos que han sido reconstituidos o rehidratados (frutas o verduras son los más comunes), ya que estos ya han pasado por un proceso para prolongar su vida útil.

También hay alimentos que no son aptos para el proceso de congelado, como los champiñones, salsas con componentes lácteos, lechugas y otros ingredientes habituales de las ensaladas, pasta completamente cocinada o patatas. El motivo es que el proceso de congelación altera la composición de estos alimentos y les hace perder por completo su sabor y nutrientes originales.

Teka ofrece una serie de consejos para saber qué alimentos se pueden congelar y cómo hacerlo:

1) Frutas. Hay que lavar o pelar las piezas que se vayan a congelar y, a continuación, cubrirlas con azúcar o almíbar. Las cantidades de azúcar varían según la fruta y las cantidades. Se aconseja almacenarlas en recipientes rígidos.

2) Verduras. Se deben congelar limpias y cocidas o escaldadas. Es aún mejor si se emplea el proceso de blanqueado de verduras, ya que así se detiene el deterioro natural de la verdura y además se elimina un notable número de bacterias. A la hora de congelar hay que asegurarse de que estén bien escurridas y lo más secas posible, para introducirlas a continuación en bolsas para congelar.

3) Pescado. Lo ideal es preparar las porciones de consumo y envasarlo al vacío. Si no se dispone de envasadora, es mejor usar film transparente que una bolsa para congelar, porque así se minimiza el contacto del alimento con el oxígeno.

Se pueden congelar todo tipo de pescados, aunque los que mejor soportan el proceso son los llamados pescados «planos», como los gallos. El salmón y el bacalao son pescados más frágiles, también aptos para ser congelados, pero no deben consumirse más allá de un mes después de su congelación. Para descongelar el pescado la mejor opción es colocarlo en la parte baja de la nevera con tiempo suficiente.

4) Carnes. Se deben eliminar la piel, la grasa y, si es necesario, los huesos. De nuevo, preparar las porciones que vamos a consumir es la mejor manera de optimizar el proceso de congelado. Si se compra carne para varios días, es preferible separar las cantidades que previsiblemente podamos consumir en una comida, en vez de descongelar todo lo adquirido.

Cuidado porque, aunque es popular dejar los alimentos a temperatura ambiente para descongelarlos, esto aumenta las posibilidades de que se contaminen.

5) Cremas y líquidos. Para evitar derrames o explosiones lo mejor es no llenar el envase hasta el borde y no congelar envases de vidrio. Para las cremas, al descongelarlas en un cazo directamente al fuego se logra la misma textura que originalmente tenía la receta.

Consejos para cuidar el congelador y los alimentos.

—La temperatura debe estar a -18ºC y no aumentarla rápidamente introduciendo demasiados alimentos a la vez. Tampoco deben introducirse elementos calientes, pues esto hace que se formen cristales de hielo y que proliferen las bacterias.

La comida debe estar bien envasada, ya que los alimentos abiertos pueden dar lugar a contaminaciones cruzadas. Hay que envolver bien los alimentos y guardarlos en bolsas o recipientes con cierre hermético.

El sabor y la textura de los alimentos se resienten con el paso del tiempo, por lo que no se recomienda tener la comida más de tres meses en el congelador. Aun así, productos como la carne picada y los mariscos no deben permanecer más de un mes.

—Anotar la fecha de congelación en los envases puede ser de gran ayuda.


  
© 2019 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad

Todos los Breves de los últimos 30 días