Asegura que no consumen tanto como se piensa, ni estropean la ropa ni ocupan mucho espacio.

Mucho se ha debatido sobre las ventajas y desventajas de las secadoras. Miele, que hace 50 años lanzó la primera secadora fabricada en Europa, quiere desmentir algunos mitos negativos sobre este electrodoméstico.
—¿Suponen un alto coste económico y energético? Esto es falso si se dispone de una buena secadora. Incluso puede ser más caro y menos sostenible tender una colada recién lavada en pleno invierno en una habitación, ya que la ropa recién lavada contiene hasta 4,5 litros de agua que van a parar al aire, produciendo la formación de moho y obligando a la calefacción a aumentar su consumo.
—¿Deterioran y arrugan la ropa? Gracias a su avanzada tecnología, las secadoras Miele incluyen programas para cada tipo de ropa, cuidando hasta los tejidos más delicados. Con su sistema de secado reducen además la necesidad de planchado y permiten lavar prendas como edredones, que antes había que llevar a centros profesionales. En cambio, sí puede deteriorar las prendas su secado al aire y al sol, que puede producir que pierdan color o se vuelvan a ensuciar con polen y otras partículas suspendidas en el ambiente.
—¿Sólo son necesarias en invierno y otoño? Si bien su uso en invierno es muy importante (ya que como se ha indicado no es bueno tender en el salón con la calefacción encendida), las secadoras son muy útiles todo el año. En primavera la ropa en el exterior se llena de polen y otros alérgenos, mientras que en verano la luz solar puede decolorar las prendas y volverlas rígidas y ásperas.
—¿Ocupan mucho espacio? Un tendedero en uso supone unos 2 m2 y además hace falta un espacio para guardarlo cuando ya se ha secado la colada. Con Miele se puede tener una secadora que sólo ocupa 0,5 m2 y, si se coloca en torre con la lavadora, ahorrar espacio y tenerlo todo ordenado.
Además de estas ventajas, Miele destaca otras como el ahorro de tiempo (de hasta un 75% del que se dedica a esta tarea) o la mejora de la calidad del aire gracias a la eliminación de ácaros.
Desde el año 2000 Miele ha reducido más del 70% el consumo energético de sus secadoras gracias a la creación de sus modelos de bomba de calor y su avanzada tecnología. Están equipadas con motores muy eficientes que apenas sufren desgaste, garantizando una vida equivalente de 20 años. Además su sistema de filtrado protege el intercambiador de calor frente a las pelusas, lo que asegura un buen rendimiento constante. Por otro lado, la tecnología Perfect Dry con medición de humedad residual y tecnología de sensor de cal garantiza que la ropa se seque con precisión y que la secadora no funcione más de lo necesario. Estas tecnologías mantienen un consumo energético bajo y unos tiempos de secado cortos durante toda su vida útil.
Las secadoras Miele también ofrecen una ventaja exclusiva: la posibilidad de perfumar la colada con FragranceDos, un frasco de perfume incorporado a la máquina que añade a la ropa un agradable olor.


  
© 2019 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad

Todos los Breves de los últimos 30 días