Cuarenta Años de Polti, enamorados del vapor

Todo nació de una sugerencia: por qué no ofrecer al consumidor las ventajas de las planchas profesionales.

Equipo de Polti España, en la celebración.

Market Visión «descubrió» en los años 80, aunque ya venía celebrándose desde hacía tiempo, la feria italiana que era entonces co-líder europea (juntamente con Ambiente de Fráncfort) en el sector del menaje y del pequeño electrodoméstico. Y la fuimos visitando en repetidas ediciones, hasta que perdió relevancia internacional. Se llamaba Macef. Hoy continúa convocándose en Milán, con un nombre cambiado: Homi. Y sigue siendo una feria importante, pero ya no constituye un punto de referencia tan claro para el mercado europeo.
En aquella época gloriosa, uno de los hallazgos adicionales para nosotros, como visitantes, fue el de las planchas de vapor con caldera separada. Macef era el reino de esos productos, porque el mercado del «vapor profesional» para consumo doméstico fue impulsado por fabricantes italianos, muchos de ellos a imitación de y en competencia con el artífice original: Polti.
Sí señor, Italia era el país de la plancha a vapor semiprofesional. Todavía hoy podemos recordar el titular de una de las crónicas de aquellos salones: «Macef, a todo vapor».
La empresa Polti nació hace cuarenta años. Por tanto, cuando la descubrimos en Macef ya llevaba unos ocho o nueve funcionando, y no exponía sólo en ferias italianas sino en salones del extranjero, pues muy pronto comenzó a exportar. A lo largo del tiempo se dio a conocer también gracias a un márketing audaz en términos de inversión, dentro del cual destacó, en los años 90, el patrocinio deportivo: del club de baloncesto Pallacanestro Cantú, entre 1994 y 1999, y el de un equipo ciclista (entre 1994 y 2000) con el que llegó a ganar, en el año 99, el Giro de Italia (con el corredor Ivan Gotti).
Fue desde el inicio una empresa familiar. La creó Franco Polti en 1978, cuando se le ocurrió, a sugerencia de un conocedor de las planchas profesionales, que una plancha con caldera separada y flujo de vapor constante podría tener un buen mercado también en los domicilios de los consumidores. El primer modelo permanece hoy expuesto tras un cristal en la entrada de la fábrica de Polti en la localidad de Bulgarograsso, provincia de Como.
El éxito también es mérito de una familia; no de Franco Polti en solitario, sino del matrimonio, su hija Francesca, y la «gran familia» que forma el equipo humano, integrado hoy por más de 250 personas.
La presidenta de la compañía, Teresa Napoli, no es sólo la esposa del fundador, sino que ha tenido siempre una poderosa presencia activa. Hoy recuerda la humildad con la que salieron a exponer las primeras veces a una feria parisina, cuyo nombre no refiere pero que, por las fechas de que se trata, probablemente era la desaparecida Confortec, o quizá incluso su predecesor, el Salon des Arts Ménagers, que celebró su última edición en 1983. Esa humildad hizo que, cuando un importante cliente potencial pasó el primer día (prácticamente acababan de montar el stand) y preguntó por el dueño, ella respondiese que no estaba. Sólo al día siguiente, cuando volvió, le dijeron que los dueños eran ellos, Franco y Teresa Polti.
La empresa creció en fabricación y venta, al tiempo que ampliaba la gama de productos, siempre en el entorno del vapor, ya fuese para planchar o para limpiar superficies. En 1994 trasladó sus instalaciones productivas al emplazamiento actual de Bulgarograsso, cerca del cual posee otra fábrica dedicada a la inyección de plástico para piezas. El centro principal se reparte en cuatro zonas con un total de 16.500 m2, dedicados a oficinas, almacén de componentes, ensamblaje y almacén de producto acabado. La capacidad de producción diaria, en 17 líneas de montaje y a un turno, asciende a 2.000-3.500 unidades, una amplia horquilla que depende de los productos en programa, pues unos requieren un mayor número de operaciones de ensamblaje y un proceso más largo que otros.
Actualmente lleva la dirección general la única chica de los tres hijos del matrimonio, Francesca Polti, mientras que sus hermanos Stefano y Nicola se ocupan de empresas en otros sectores.
En la última década la compañía asumió un ajuste, debido a los cambios ocurridos en la demanda y los mercados, que ya ha finalizado. Ha renunciado conscientemente a deslocalizar la fabricación de sus productos centrales, y actualmente emplea a más de 250 personas.
Polti es número dos en el mercado italiano de limpieza a vapor y planchas con generador; número tres en España en las mismas categorías; y número tres en Francia en limpieza a vapor. Tiene presencia comercial en medio centenar de países.
La compañía aspira a ser líder mundial en aplicaciones domésticas del vapor y un referente en el mercado de pequeños electrodomésticos, como «embajador de la italianidad en el mundo». Para el período 2018-22 el plan de negocio contempla un crecimiento anual compuesto del 5%, o del 22% en total durante el cuatrienio completo. Su posición más fuerte es en Italia, España, Portugal y Francia, y el objetivo es consolidar el partenariado con sus distribuidores clave en Suiza, Europa Central y Oriental, países nórdicos, balcánicos, y Oriente Medio y Lejano.
Trabaja en los sectores del planchado, de la limpieza a vapor, de la aspiración y, recientemente, en la limpieza en húmedo gracias a Moppy, la mopa higienizada a vapor. Productos de alto rendimiento y muy competitivos, como la aspiradora Forzaspira, son la punta de lanza para entrar en mercados de rápido crecimiento. Por otro lado, electrodomésticos como la aspiradora con vapor Único, que limpia y seca, o la propia Moppy, actual artículo estrella del catálogo, se enmarcan en el propósito de «diferenciarnos creando nuevos mercados y satisfacer las necesidades de nuestros clientes, sacando partido a lanzamientos de productos ‘héroes’ innovadores». Sin olvidar en absoluto que el corazón lo tiene en la plancha profesional de vapor, la entrañable Vaporella que ha hecho más fácil la tarea del planchado en los hogares.

Toda la familia Polti, al completo, en el corte de la tarta de aniversario.

El núcleo de la familia Polti: El matrimonio Polti en el centro (Franco, fundador, y Teresa, presidenta), y su hija Francesca a la derecha de la foto (directora general).

Rafael Román, director general de Polti para España y Portugal, en el showroom de la fábrica.


  
Publicado en MARKET VISION - Revista Número 234 - Junio-Julio 2018
© 2018 - MARKET VISION.