Agremia anima a revisar fácilmente algunos elementos para ahorrar energía lo máximo posible.

Con la llegada del verano, es recomendable adoptar una serie de medidas para garantizar el adecuado funcionamiento de los equipos de climatización, a fin de ahorrar energía lo máximo posible. Agremia, asociación de empresas de instalaciones y energía, recuerda que los equipos de climatización, en particular los que no son portátiles, forman parte de la instalación térmica de la vivienda, por lo que su instalación, uso y mantenimiento están sometidos a la normativa de seguridad y calidad industrial. Por tanto, esas operaciones sólo deben realizarlas empresas instaladoras o mantenedoras habilitadas.
IndentSin embargo, señala Agremia, los usuarios pueden verificar fácilmente el estado de algunos elementos de estos equipos. Para ello recomienda:
Indent—1. Comprobar que las conexiones eléctricas que alimentan el equipo están en buen estado. Así, se aconseja revisar que el cableado no se halle en malas condiciones, o que los equipos no estén conectados a regletas junto con otros aparatos del hogar. Las regletas pueden no estar preparadas para soportar las intensidades de los elementos conectados o no contar con el debido aislamiento, lo que podría producir calentamientos o cortocircuitos.
Indent—2. Asegurarse de que los aislamientos de los circuitos frigoríficos (los tubos por los que circula el líquido refrigerante entre la unidad interior y la exterior) están debidamente aislados. Un aislamiento inadecuado o deteriorado provocará una pérdida energética que redundará en un mayor consumo eléctrico y una menor eficiencia del equipo.
Indent—3. Limpiar cada año los filtros de los equipos de aire acondicionado o sustituirlos periódicamente, a fin de que el aire tenga una calidad óptima. Estos filtros, que se encargan de limpiar las impurezas y partículas en suspensión, suelen ser fácilmente accesibles. El uso continuado de los aparatos y el paso del tiempo hacen que dichos filtros se obstruyan, perjudicando la eficiencia del equipo, reduciendo el caudal del aire y disminuyendo la eficacia del filtrado.
Indent—4. Tener en cuenta el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (Rite), que establece que los aparatos de aire acondicionado o bomba de calor con potencia inferior a 12 kW deben ser objeto de un mantenimiento preventivo cada cuatro años si son de uso doméstico o cada dos años para cualquier otro uso (comercios, oficinas, etc), o bien con la periodicidad indicada por el fabricante.
Indent—5. Programar los equipos a una temperatura de 24-25ºC en verano y de 21-22ºC en invierno, a fin de lograr un confort adecuado, la mayor eficiencia de los equipos y un consumo energético razonable.


  
© 2018 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad