Ambiente, de Fráncfort: más internacional que nunca

La feria número uno en cocina, del mundo, confirmó su papel como plataforma de negocio internacional.

Hambre. Eso es lo que a uno le entra caminando a ciertas horas por los pabellones de la feria Ambiente de Fráncfort. Y es que, si bien se trata de un evento multisalón, que agrupa tres grandes áreas (Living, Giving y Dining, claramente estilos de vida en el hogar y el sector Horeca, objetos de regalo, y todo lo relacionado con la comida), la que a nosotros nos incumbe, y que abarca desde menaje de cocina y hogar hasta pequeño electrodoméstico, es la que despierta el apetito por la vía olfativa. En la zona de regalo tal vez te cautiven perfumes que aromatizan el cuarto de baño, el dormitorio o la sala de estar. Pero en menaje de cocina y pequeño electrodoméstico son muchos los stands en los que están efectuando pequeñas preparaciones culinarias que cautivan todos los sentidos mientras recorres los pasillos de los pabellones.
Pequeño electrodoméstico, y menaje de cocina. Uno puede tener siempre una pequeña nota histórica pinchada con un alfiler en la zona más inconsciente del cerebelo, esa pieza de nuestro sistema nervioso que escapa la razón y es un poco primitiva, reguladora de instintos y acciones mecánicas. Una nota que insinúa que el Pae es, un poco, un sector frustrado, que Ambiente quiso incorporar cuando, hace ya muchos años, murieron Domotechnica y Hometech (¿queda todavía alguien que lo recuerde?, la memoria se desvanece con rapidez), y el pequeño electrodoméstico quedó huérfano en el país de las grandes plataformas feriales internacionales. Primero, el recinto de Messe Frankfurt no tenía espacio suficiente. Y después, cuando ya lo tenía, IFA de Berlín se había abierto ya a las demás gamas del electrodoméstico, más allá de la electrónica de consumo. Pero ¿de verdad el Pae es un sector frustrado en Ambiente? ¡Pues no!
El recorrido por los pabellones de la feria en esta última edición, celebrada del 9 al 13 de febrero en la ciudad alemana de Fráncfort, es ilustrativo, si uno hace abstracción del subconsciente y abre los ojos a la realidad. Ambiente es un gran salón de pequeño electrodoméstico, pero este no conforma un sector de perímetro ferial, en un sentido geográfico, bien perfilado. Y probablemente nunca lo hará.
La magia de Ambiente es que el pequeño electrodoméstico se esparce por toda la sección «Kitchen», entremezclado con menaje de cocina, y también, aunque de forma más diluida aunque abundante, con menaje de hogar en la zona reservada para este. El español Jocca, por ejemplo, es una muestra de empresa y stand mixto, con algo de pae y mucho de menaje para la casa en su propia oferta, situado en un pabellón de hogar. En la superficie dedicada a esta especialidad hay firmas, por ejemplo, con planchas para la ropa, pero también con aspiradoras y con cafeteras eléctricas, además de pequeñas cosas como fiambreras con aparatos de producción de vacío. Si nos centramos en Kitchen, además de veteranos como Gastrobäck y Magimix, o de un fuerte como KitchenAid (que ha pasado a un stand más despejado, ya sin las esferas elevadas como globos que anunciaban la marca, pero de aspecto más limpio y consistente), vemos multitud de marcas pequeñas y medianas que presentan su oferta de pae. El pae era esta vez, por otro lado, un gran protagonista en la publicidad de marcas en las marquesinas y carteles de las vías de comunicación interna del recinto.
Todo lo relacionado con la cocina, sin embargo, tiene interés, puesto que el canal electro también distribuye sartenes y ollas. Y la feria es un escaparate perfecto para el descubrimiento de producto y la definición de tendencias.
Salud y sostenibilidad son, por ejemplo, dos rasgos que se confirman año tras año. Productos (en pae como en menaje) orientados a preparar zumos y alimentos sanos, cocinados con poca grasa, por ejemplo. Pero también comodidad, como la cocción al microondas. Lenox Corporation, por ejemplo, pone en valor sus elementos metálicos seguros para microondas, porque, aunque no debamos hacerlo, muchas veces calentamos la comida directamente en el plato, al microondas, y si este tiene dibujos metálicos todos sabemos cuán pronto comienza todo a chisporrotear.
La sostenibilidad también tiene que ver con la perdurabilidad. En esta época de crítica a la presunta «obsolescencia programada», Komaek de Holanda propone ollas que parecen de hierro fundido elaboradas en su totalidad con material reciclado. Los cuchillos han de ser duros y resistentes, que no es exactamente lo mismo: duros para que cumplan su misión, resistentes para que duren mucho tiempo; así, un fabricante aseguraba tener los mejores cuchillos del mundo, tan resistentes como la cerámica, tan fuertes como el acero.
Otra tendencia es hacia la variedad y la personalización; un ejemplo, la española Castey con su línea Fundix (que no es nueva, pero sigue constituyendo un punto de atracción), de sartenes con cuerpo común pero mango a escoger, en distintos colores.
La feria de febrero contó con 4.441 expositores (113 españoles, 25 de ellos en la especialidad «Kitchen», de la que Ambiente es el salón líder en el mundo) de 89 países sobre una superficie bruta total de 308.000 m2. Por supuesto, esto comprende los tres grandes sectores. Numéricamente se vio un ligero retroceso, sobre los 4.460 expositores de la edición anterior. Alguna retirada de los últimos tiempos, como la de Soehnle/Leifheit en menaje de hogar, planchado y básculas, apenas se nota, con Brabantia ocupando su misma magnífica ubicación. La sensación general de ocupación era buena, y muy particularmente en la zona de exposición de cocina. Fuerte presencia en esta de Turquía, con una amplia zona de «pabellón-país».
También fueron buenas las sensaciones de expositores en lo relativo a visitas recibidas, aunque el número de asistentes se redujo igualmente de forma discreta, con 134.600 compradores de 168 países (frente a 140.963 el año anterior). Este pequeño descenso ya había sido «descontado» (es decir, ya había sido previsto) por la organización, debido a «cambios en el panorama comercial alemán, así como a la coincidencia con el carnaval y con la temporada de vacaciones en los estados del sur de Alemania», lo que hizo disminuir el número de alemanes. Pero la internacionalidad aumentó, con crecimiento del 6% en los visitantes extranjeros, que por primera vez alcanzaron el 60% del total. De ahí que expositores españoles como Jata o Sogo, que buscan en Fráncfort una plataforma internacional de negocio, se sientan particularmente satisfechos con Ambiente.
Los diez países con mayor número de visitantes, después de Alemania, fueron Italia, China, Francia, Estados Unidos, Reino Unido, Países Bajos, España, Turquía, Corea y Suiza. Hubo un aumento por encima de la media en el número de visitantes de China y Corea, Rusia, países del norte de África, Sudáfrica, Suramérica, Turquía, Líbano y Chipre.
En el aspecto organizativo, todo el mundo estaba pendiente de los cambios que se preparan para la edición próxima, en que habrá una recolocación de muchos expositores debido a que se abre un edificio nuevo en el recinto ferial y se preparan obras de reacondicionamiento en edificios más veteranos. Afecta sobre todo a menaje y almacenamiento doméstico (Houseware & Storage), que se va de los pabellones 5 y 6 al nuevo pabellón 12, y a Table Top Trade que se desplaza del 6 a dos plantas del 5. A los sectores de Kitchen en sentido propio los cambios no les afectan: permanecen donde estaban.
Este año, el «país invitado» de Ambiente era Holanda (o Países Bajos, siendo estrictos con la denominación), y por ese motivo el diseñador industrial Robert Bronwasser preparó una presentación que enfatizaba la experiencia holandesa en diseño, bajo el título «Do Dutch» (haz holandés). Resultó curioso que una embajadora de estilo para Holanda, además de empresaria, presentadora, modelo y diseñadora, Sylvie Meis, fuese una de las visitantes destacadas del salón, que en cierto modo vino a descubrir la oferta de Ambiente para equipar por completo un hogar, desde un punto de vista interiorista y de decoración.
El año próximo, en que Ambiente se celebrará del 8 al 12 de febrero, el país invitado será la India. El segundo país asiático en merecer esta condición, desde que se instituyó dicha figura. Hasta ahora, han sido «países invitados» Dinamarca, Francia, Japón, EEUU, Italia, Reino Unido y Holanda. Ser país invitado significa disfrutar de una promoción dedicada, y contar con animaciones y puntos de atracción especiales, a los que contribuyen el propio país y la organización ferial de manera conjunta.


[Publicado en MARKET VISION 232 - ABRIL 2018 ].

© MARKET VISION - Revista - 2018