Grupo Bosch: la clave del futuro está en la Inteligencia Artificial

Mobility Solutions y Consumer Goods son los motores del crecimiento de Grupo Bosch en España.

Javier González Pareja.

BSH pertenece al grupo Bosch. Pero las dependencias jerárquicas se ventilan en Alemania, donde los máximos responsables de BSH dan cuentas a Bosch, como una división más del grupo, si bien actúan con una importante autonomía. Se diría que, mientras no metan la pata, el grupo les deja hacer. Naturalmente, en coordinación con las líneas maestras de desarrollo del grupo.
En España no existe una dependencia ejecutiva. Digamos que Bosch en nuestro país es la filial del grupo alemán Bosch, y que BSH lo es de la división alemana Bosch. En una forma quizá similar, pero más acentuada, a lo que ocurre con las operaciones de agua caliente y confort, que forman parte de una división operativa de Bosch dedicada a la Termotecnia. Sin embargo, el año pasado pudimos ver por vez primera cómo, en un acto propio de Bosch (en el que se habló de cifras y también de la apuesta del grupo por la conectividad), junto a su presidente estuvieron los máximos responsables de cada una de las sociedades y divisiones del grupo, incluidos directivos de BSH que fueron invitados a hablar de la casa conectada.
Este año el presidente de Bosch para España y Portugal es otro, ahora un español: Javier González Pareja. Que fue quien informó de los resultados del ejercicio 2016. Su interés para nuestro sector es indirecto, ya que sobre todo se destacaron sus operaciones en el sector de la automoción. Pero en el informe de empresa puede verse la importancia que se atribuye al sector de electrodomésticos.
Seguidamente se extracta la comunicación oficial de la compañía al respecto, en la que hemos destacado mediante negritas los elementos más reseñables.

Bosch cerró el ejercicio fiscal de 2016 en España con unas ventas de 2.300 millones de euros, alcanzando un crecimiento del 7,5 por ciento en relación con el año precedente, por lo que superó el crecimiento económico del país. Las ventas netas totales en España, incluyendo la facturación de las empresas no consolidadas y los suministros internos a las sociedades filiales, también registraron un desarrollo positivo, llegando hasta los 2.800 millones de euros.
«España es uno de los mercados más importantes de Bosch en Europa. Para 2017, a juzgar por los buenos resultados obtenidos durante el primer trimestre, esperamos alcanzar de nuevo un desarrollo positivo de nuestras ventas», dijo Javier González Pareja, presidente del Grupo Bosch para España y Portugal. En 2016 aumentó su plantilla en España en 150 personas, hasta alcanzar unos 8.900 empleados.
En nuestro país invirtió 102 millones de euros en 2016, lo que supone un aumento de más del 20 por ciento en comparación con el ejercicio 2015. «Estas inversiones, orientadas al futuro y al aumento de la competitividad de los diferentes emplazamientos, reflejan el compromiso de Bosch con España», afirmó Javier González Pareja.
Las áreas empresariales son Mobility Solutions y Consumer Goods, principales impulsoras del crecimiento. En la primera las ventas aumentaron en dos dígitos, por encima del crecimiento de la producción de vehículos en España [que es el sector cliente de sus componentes].
Los principales factores de éxito fueron el continuo incremento del nivel de equipamiento de los sistemas de asistencia al conductor, y la exitosa introducción de una nueva generación de sistemas multimedia para el automóvil. Mobility Solutions es el área de negocio más grande, con más de la mitad de las ventas totales de Bosch en España.
El desarrollo del área Consumer Goods (incluyendo la filial BSH Household Appliances, perteneciente en su totalidad al Grupo Bosch) también fue muy positivo. Con el nuevo horno, Serie 8, el principal lanzamiento de electrodomésticos Bosch en 2016, se puede cocinar a vapor o con los medios tradicionales de calor. Al unirse ambas tecnologías, los alimentos quedan crujientes por fuera y jugosos por dentro.
La división Power Tools (herramientas) también tuvo un exitoso año 2016. Sus innovadores productos fueron muy bien acogidos tanto por los aficionados al bricolaje como por los profesionales. Las herramientas sin cable, como el atornillador IXO, siguen teniendo un gran éxito en el mercado, y las herramientas digitales de medición láser permiten medir y enviar rápidamente los resultados de la medición a smartphones y tablets gracias a su interfaz integrada bluetooth para la transferencia de datos.
El área empresarial Energy and Building Technology, que proporciona soluciones tecnológicas y energéticamente eficientes para viviendas y edificios comerciales, aumentó ligeramente sus ventas en comparación con el año precedente.
Con la combinación de calderas murales de condensación de alto rendimiento, pertenecientes a la gama Cerapur, y de los termostatos Wi-Fi de alta tecnología, la división Thermotechnology ayuda al usuario final a ahorrar energía y a proteger el medio ambiente.
La división Security Systems amplió, durante 2016, su gama de equipos de conferencia Dicentis. Esta área de negocio incluye también a Bosch Service Solutions, que ofrece, desde sus instalaciones de Barcelona, entre otros servicios, la llamada automática de emergencia, e-Call, en siete idiomas diferentes.
En 2016, el área empresarial Industrial Technology, que incluye Drive and Control Technology - Bosch Rexroth, así como Packaging Technology, experimentó un ligero retroceso de sus ventas en España, en comparación con el año anterior.

Nuevas percepciones de la tecnología: inteligente y emotiva.
Para 2020, Bosch estima que el volumen global del mercado del internet of things, IoT, crezca a un ritmo del 35 por ciento anual, hasta los 250.000 millones de dólares. En 2016, la compañía vendió 27 millones de productos habilitados para internet [así que está en el buen camino]. En el futuro se ofrecerán servicios para acompañar a cada producto.
Bosch también está trabajando en el siguiente nivel del IoT, que supone dotar a los objetos de inteligencia artificial. Dentro de diez años, casi todos los productos Bosch estarán desarrollados, fabricados o equipados con inteligencia artificial.
Veamos algunos ejemplos:
La conectividad está convirtiendo a los coches en el tercer espacio vital junto al propio hogar y al puesto de trabajo de las personas. La automatización y las funciones de conectividad en los coches no sólo hacen que cada viaje sea más seguro y más cómodo, sino que también convierten al automóvil en un asistente personal. Dado que el coche es una parte activa del internet de las cosas, los conductores pueden llevar sus vidas digitales a bordo de su vehículo.
Por otra parte, la conectividad entre los automóviles y los smart homes entra en juego incluso antes de que comience el trayecto: tan pronto como el conductor se mete dentro del coche, una pantalla le muestra el estado de su hogar. ¿Se ha quedado abierta una ventana? ¿Está la puerta cerrada? Un sencillo gesto o un leve contacto del dedo sobre la pantalla es suficiente para bloquear automáticamente las puertas y controlar el estado de la casa.
¿Cómo organizar la cena cuando uno está todavía en la carretera? La conectividad también puede ayudarnos en esta situación. Mykie, el asistente para la cocina de Bosch, puede sugerirnos recetas online en el coche. Una mirada desde el automóvil al interior del frigorífico conectado nos dejará ver si tenemos los ingredientes necesarios.
El coche también está conectado con el taller. De esta forma, avisa al conductor cuando tiene que hacer una revisión, programa una cita previa con el taller y se asegura de que las piezas de repuesto necesarias estén disponibles. Este nivel de confort se extiende también al estacionamiento. Gracias al servicio de aparcamiento comunitario de Bosch, del que ya informamos el año pasado, los automóviles usan los sensores de ultrasonidos del asistente de aparcamiento para informar acerca de los espacios disponibles en la calzada. Esta información se envía, a través de la nube, a un mapa digital de estacionamiento que se pone a disposición de otros vehículos que están circulando por la zona.

También tecnología en los procesos industriales: la industria 4.0 continúa su implantación en las fábricas de Bosch en España.
La industria conectada, o Industria 4.0, continúa su implantación en las diferentes plantas de producción de Bosch en España. A finales de 2016, la fábrica de sistemas de frenado de Lliçá, Barcelona, implementó el primer sistema de control de producción (Production Monitoring System – MES) y los dispositivos inteligentes de vanguardia de Bosch Rexroth. La fábrica de filtros y de inyección de plástico de Aranjuez implementará este proyecto a lo largo de 2017.
Los datos son uno de los temas más importantes en la Industria 4.0. Pero su recopilación debe transformarse en información, que permita corregir los procesos en caso de que ocurra una desviación, acelerar la toma de decisiones y el tiempo de reacción.
La fábrica de sensores de Bosch en Madrid ya controla unos 50.000 parámetros de máquina, lo que genera más de 700 GB de datos por día. Bosch está desarrollando una herramienta de «big data» (el instrumento de Data Mining o minería de datos) para administrar y mostrar automáticamente la información clave, que actualmente está oculta en toda esa enorme masa.
En otro orden de cosas, la planta de limpiaparabrisas de Castellet, Barcelona, está colaborando con la unidad de sistemas de montaje y maquinaria especial, así como con el departamento de I+D de Bosch en España, ambos en Madrid, en un proyecto de investigación perteneciente al Horizonte 2020 de la Unión Europea, denominado Horse. Su objetivo es convertirse en la primera fábrica en España en implementar un sistema de robot colaborativo, utilizando un sistema de visión artificial y la realidad aumentada. De esta manera, será posible combinar tareas repetitivas y tareas de elevación pesadas con una supervisión automática de calidad, para que los operarios puedan realizar su trabajo más fácilmente.

Grupo Bosch: estrategia y perspectivas de negocio para 2017.
Para el año 2017, ante las previsiones de un panorama económico moderado y de la incertidumbre geopolítica, Bosch pretende lograr un crecimiento de sus ventas a nivel mundial de entre un tres y un cinco por ciento. A pesar de las fuertes inversiones iniciales para salvaguardar el futuro de la compañía, el resultado está previsto que aumente. «El éxito empresarial de hoy nos da el margen de maniobra suficiente para dar forma al mundo de mañana», dijo recientemente Volkmar Denner, presidente del Consejo de Administración de Bosch. Los puntos fuertes de esta transformación son los cambios en la esfera de la movilidad y la conectividad IoT. La clave está en la inteligencia artificial (AI). Durante los próximos cinco años, Bosch invertirá 300 millones de euros en su propio centro de inteligencia artificial.

Asistente para cocina Mykie.


[Publicado en MARKET VISION - Revista Número 228 - II - 2017 - ].

© MARKET VISION - Revista - 2017